TRATAMIENTOS

URTICARIA


 

La terapia biológica de la urticaria

Un consejero de los pacientes

 

 estimado paciente:

Su médico ha diagnosticado que padece de una urticaria. Esta enfermedad ocurre con bastante frecuencia y puede perjudicar considerablemente el estado general psíquico y físico debido a los habones que en parte son muy pruriginosos.

La urticaria pertenece a las enfermedades alérgicas. Estas afecciones avanzan considerablemente — originado también por el sistema inmune perturbado en el intestino.

Este consejero quiere informarle sobre su enfermedad y el tratamiento posible, para ayudarle a dominar mejor la vida cotidiana.

Esperamos que esta publicación le ayudará a contestar las preguntas aún sin res puesta y ¡le deseamos que se mejore!

 

Urticaria - ¿qué es eso?

La urticaria (urtica = ortiga) pertenece a las enfermedades alérgicas. El síntoma principal de la urticaria son los habones de la piel muy prurignosos.

 La palabra alergia proviene del griego y significa:

allos= otro

ergon = obra, acción (de sustancias ajenas).

Si después de haber comido un par de fresas jugosas aparecen erupciones cutáneas pruriginosas, o si un picnic romántico acaba con ojos lacrimosos y estornudos entonces se trata de una alergia.

Una alergia es la reacción del cuerpo a sustancias irritantes (alérgenos), contra las cuales es hipersensible. Al entrar en contacto con estos alérgenos, el cuerpo libera anticuerpos (proteínas) que deben neutralizar los alérgenos. Esta reacción se llama reacción antígeno-anticuerpo (= reacción de hipersensibilidad). Aquí se liberan histamina y otras sustancias químicas de las células, que son responsables de los síntomas alérgicos. En la urticaria se trata muchas veces de semejante reacción, pero en la urticaria crónica, se discuten también otros mecanismos de origen no aclarado hasta la fecha.

Los habones de la urticaria pueden aparecer aislados o formar muestras de grandes superficies, similares a un mapa. Los habones desaparecen muchas veces ya después de un corto tiempo, pero algunas veces atormentan al enfermo varios días hasta varias semanas.

Según el curso de la enfermedad, se distingue una urticaria aguda (duración: hasta 6 semanas como máximo) así como una urticaria crónica (duración más de 6 semanas). A su vez, la urticaria crónica se subdivide en una recidivante (con intervalos sin síntomas) y otra crónico- continua (con brotes diarios). En el marco de la afección de urticaria hay que mencionar aún el edema de Quincke. Puede aparecer de forma aislada o simultáneamente con la urticaria y se manifiesta por hinchazones masivas, preferentemente en el área de la cara (párpados, labios). Además pueden afectarse todas las áreas revestidas de mucosas (por ejemplo: las vías respiratorias).

Aquí hay que aplicar una terapia aguda. La urticaria y el edema de Quincke tienen múltiples causas: por ejemplo: el trastorno del sistema inmune, influencias del medio ambiente, alimentos, medicamentos o causas físicas (calor, frío, influencia por la luz). Pero hay un gran grupo de pacientes con urticaria en los que no se puede descubrir la causa de la enfermedad, a pesar de investigaciones intensivas. Este tipo de urticaria se llama urticaria crónico-idiopática.

El tratamiento de la urticaria exige una anamnesis esmerada (= solicitar el historial clínico, así como un reconocimiento a fondo del paciente. El objeto base del tratamiento es el averiguar y eliminar el factor desencadenan te responsable, si se le puede identificar.

 

El tratamiento según la medicina académica

En principio, reaccionan bien a los antihistamínicos tanto la urticaria como también el edema de Quincke (evitan la acción de la histamina liberada). Los antihistamínicos son generalmente tolerados sin problema alguno durante un periodo prolongado. Los casos graves, sin embargo, exigen también un trata miento interno con corticosteroides (=cortisona) lo que puede ir acompaña de efectos secundarios. Además, la administración de antihistamínicos, igual que la de corticosteroides, representan sólo una terapia sintomática, produciéndose muchas veces recidivas al dejar el tratamiento.

 

Terapia según la medicina naturalista

Un principio terapéutico importante de la medicina naturalista es el restablecimiento y la estabilización de un medio ambiente intestinal sano y funcional.

 

Sistema inmune e intestino - una pareja inseparable

Aunque el intestino normalmente representa un órgano bastante discreto, es de una importancia extraordinaria para nuestra salud. Diversas cosas que se dicen sobre el intestino y su función, suenan como una enumeración del ,,Libro de récord. Por ejemplo, absorbe las sustancias nutritivas vitales para nosotros que a continuación son conducidas por el cuerpo a los lugares donde se necesitan. En el intestino penetran también componentes nutritivos y gérmenes dañinos. En la defensa de estas sustancias, juega un gran papel el sistema inmune del intestino, especialmente los microorganismos que pueblan el intestino. Ayudan al intestino en su traba.

 

La superficie del intestino delgado es más grande que una pista de tenis

Para que el cuerpo está en condiciones de absorber grandes cantidades de sustancias nutritivas vitales del intestino, la pared interior del intestino delgado, de una longitud entre 6 y 61/2 m, está recubierta de millones de pequeñísimas vellosidades digitadas. De esta manera se agranda la superficie a enormes 300 m2.

 

Diariamente se producen muchos millones de células intestinales

Los alimentos ingeridos han recorrido un camino de unos 8 m durante el proceso digestivo que empieza en la boca y continua por el intestino. Aquí están sometidos a varios procesos de tratamiento y, a continuación, entran en la vía sanguínea a través de las vellosidades intestinales en las que se encuentran también vasos sanguíneos y vías linfáticas.

 

La flora intestinal ayuda en el trabajo digestivo

La superficie del intestino está poblada de un gran número de especies de bacterias. En esta simbiosis del ser humano con sus bacterias intestinales, éstas son corresponsables de una parte importan te de la digestión, la desintegración del quimo. Además, el ser humano necesita las bacterias, en parte para procesos metabólicos y también para defenderse de los gérmenes patógenos. De este modo, una flora intestinal fisiológica funcional es una característica decisiva del cuerpo sano.

 

Peligro por perturbaciones de la convivencia

Las perturbaciones dentro de esta simbiosis son provocadas por muchas influencias exteriores como, por ejemplo, una nutrición incorrecta, medicamentos, entre otras cosas también por enfermedades ya existentes en el tracto gastrointestinal. Una lesión de los cultivos de bacterias del intestino tiene consecuencias considerables y hoy día se sabe que muchas enfermedades y padecimientos de los que antes se desconocían las relaciones verdaderas, son origina dos o influenciados precisamente por esta lesión. Esto, no en último lugar, tiene también su origen en el hecho de que una gran parte del sistema inmune está localizada en el intestino.

 

La terapia biológica de la urticaria

Con la terapia biológica de la urticaria se quieren volver a crear unas condiciones de vida sanas en el intestino, es decir, se quieren reactivar con medios terapéuticos los cultivos de bacterias que viven allí. Para este fin se necesita normalmente un tratamiento de cuatro etapas:

 

1 etapa: Se quiere eliminar una micosis intestinal.

 

 2º etapa: Primero hay que reducir la parte perturbada de la flora intestinal. La sustancia activa peróxido de magnesio desdobla oxígeno en el tracto gastro-intestinal. Paralelamente se reducen los gérmenes intestinales.

 

 3° etapa: A fin de crear las mejores condiciones previas para el restablecimiento de un medio ambiente bacteriano normal, se administran medicamentos que ejercen acción sobre sectores importantes del tracto digestivo. Así se lucha contra las inflamaciones y el cuerpo se prepara para el alojamiento de bacterias fisiológicas. Un papel muy importante juega aquí un remedio sobre la base de lactosa. Por el tratamiento adicional con amargantes se fortalece la capacidad del sistema inmune local del intestino.

 

4º etapa: Esta etapa sirve para estabilizar el medio ambiente intestinal.        

Quizá puede hacerse un tratamiento posterior con cepas bacterianas fisiológicas.

En total puede decirse que se mejora el medio ambiente, es decir, en el intestino se crea un clima en el que los gérmenes útiles se sienten bien. De este modo se reducen las sustancias patógenas y se restablece el equilibrio sano entre el organismo huésped, el ser humano, y las bacterias intestinales naturales.

La terapia biológica de la urticaria ha demostrado ser eficaz en la lucha contra las enfermedades alérgicas. Especialmente en la terapia de la urticaria crónico-idiopática se han conseguido nuevos resultados terapéuticos positivos.

 

Inicio de Pagina


PrincipalObesidad / DietasRemedios Caseros / Quienes Somos / Método del Dr. / Diagnostico  Terapias

Seminarios / Tratamientos / Biografía / Contactar / Enlaces / Videos de Terapias / Programa Radial


Dr. Domingo Pérez León

Instituto Biológico de la Salud

Calle General Yagüe, 6 Bis Local 9, Madrid 28020

Teléfonos: 91 597 40 30 /91 597 45 13 / Fax: 91 597 36 05